A menudo, la madre soltera que no lo es por expreso deseo, tiene dificultades para criar y educar a su hijo o hijos. Y más aún si es adolescente.

Principales obstáculos de la madre soltera:

  • Falta de medios económicos, bien porque no tiene un trabajo suficientemente remunerado o le falta empleo, bien porque está estudiando, bien porque se encuentra en una situación de pobreza.
Un pueblo y un paisaje para soñar...

Un pueblo y un paisaje para soñar...

  • Aunque tiene recursos para cuidar de sí misma y de su hijo con unas mínimas garantías, el sueldo no basta. Necesita a alguien de su familia para que le ayude a conciliar vida familiar y laboral. Eso es: durante su horario de trabajo, alguien tendrá que cuidar de su hijo por algún tiempo. Se entiende: llevar al hijo al colegio o a la guardería, recogerle a la salida, tomar la comida del mediodía en casa de un familiar (si el sueldo no alcanza para pagar el comedor escolar), que duerma en casa de una familiar si el horario laboral se superpone a las horas de sueño del niño, etc.
  • Ante la falta de medios, la madre soltera tiene que establecerse en casa de un familiar, normalmente los padres. En este ambiente o espacio familiar pueden convivir abuelos, hermanos de la madre soltera, hijos de otros hermanos… La cuestión familiar se puede complicar mucho.
  • Ante la falta de medios y de apoyo familiar, bien porque la familia está lejos, no se tiene, o han echado de la casa materna la madre soltera o futura madre soltera, ésta busca un hogar de acogida tutelado por el Estado, instituciones privadas o asociaciones que protegen a mujeres con problemas de exclusión social. En cualquier caso, estos servicios no están al alcance de todas las madres que desearían acogerse a estas ayudas temporales, a causa del escaso número de plazas para madres e hijos o ante su inexistencia en el territorio donde vive la madre soltera.

... y una calle y una casa donde vivir.

... y una calle y una casa donde vivir.

Los problemas por los que atraviesa la mujer soltera son muchos, pero también existen soluciones.

Ante las situaciones expuestas y otras que se pudiesen dar, la madre soltera entrará a depender de su familia. No podrá vivir en un hogar independiente, aunque ella y su hijo, desde el momento de nacer y de la inscripción de éste como propio en el Registro Civil, formen una unidad familiar. Lo discuta quien lo discuta, ambos constituyen una familia. Es un derecho de las madres solteras.

Este concepto de unidad familiar lo tiene que tener muy presente la madre soltera. Puede que en el hogar de sus padres se sienta culpable de haber quedado embarazada, que la traten con gritos y malos modos, que la falta de dinero cree desaliento y malhumor. No tendría que suceder, pero el amontonamiento de personas en un hogar, la falta de recursos y de trabajo, y la interacción de diferentes problemáticas, contribuyen al mal ambiente y a menudo los malos tratos y humillaciones.

El principal objetivo de la madre soltera tiene que ser buscarse su propio hogar. No es que un hogar sea el paraíso, pero sí puede proporcionarles tranquilidad cuando cada día cierren la puerta de la casa tras de sí. Tendrán la oportunidad de abrazarse, y darse besos, y hablar. Restablecer la comunicación que habían perdido. El hijo necesita abrazos y caricias. Y la madre también.

Muchas mujeres, para sacar adelante a su familia y tener su hogar, ejercen la prostitución. Puede que los hijos tengan conocimiento del oficio de su madre. Si ésta es inteligente, les hará comprender que el oficio del sexo no es peor que otros muchos, aunque sea menos fácil de llevar. La gran ventaja de cualquier madre es que el hijo tiene necesidad de ella, que la querrá incondicionalmente si ella también le quiere y se lo demuestra con palabras y besos. Los besos curan muchas heridas.

Si la madre soltera es menor de edad, las dificultades son mayores. A la fuerza tiene que vivir con su familia o un hogar de acogida, procurando mantener su dignidad. Pedir ayuda a personas, asociaciones e instituciones es una manera de no derrumbarse cuando los obstáculos parecen insalvables. Poco o mucho, siempre habrá quien te ayude. Yo creo mucho en el buen corazón de las personas. Hazlo por ti y por tu hijo. Y procura no desatender tu formación. Ahí puede estar la llave de tu futuro. Y no permitas que te casen a la fuerza. El matrimonio realizado para encubrir un embarazo no conduce a buen puerto.

Cada país tiene sus costumbres y cada contexto social sus ventajas y desventajas. En cualquier caso, la pobreza de pueblos y barrios es el peor ambiente para salir con éxito de un embarazo cuando la chica es menor de edad.