La Síndica de Greuges de Barcelona es una institución que vela por los derechos y las libertades públicas de los ciudadanos de esa ciudad frente a los abusos o las negligencias que pueda ejercer el ayuntamiento y organismos dependientes sobre los vecinos. Defiende, asimismo, a las personas que estén en la ciudad aunque no sean residentes.

En definitiva, consiste en una defensoría similar a las de los estados, países, comunidades autónomas o a nivel europeo, si bien en ese caso reciben el nombre de defensores del pueblo, ombudsman, etc.

Barcelona. La Rambla, mosaico de Miró.

Barcelona. La Rambla, mosaico de Miró.

Pilar Malla es la Síndica de Barcelona desde enero de 2005, fecha de creación de esa figura. Es maestra y trabajadora social y ha desarrollado sus responsabilidades en los ámbitos de salud, servicios sociales e inmigración.

Cómo actúa

La Síndica de Greuges de Barcelona ejerce sus funciones con independencia e imparcialidad y, por lo tanto, no recibe instrucciones de ninguna autoridad o cargo municipal.

Para desarrollar sus funciones, la Síndica dispone de la colaboración de todos los órganos municipales, incluidos organismos autónomos, sociedades, empresas, consorcios, entidades metropolitanas y fundaciones en que el Ayuntamiento tenga participación.

La Síndica actúa por solicitud de cualquier persona física o jurídica que presente una queja. También puede hacerlo de oficio, es decir, por iniciativa propia, cuando considere que hay que emprender alguna investigación en defensa de los derechos de la ciudadanía.

Sus actuaciones son gratuitas y no es necesaria la asistencia de abogado ni procurador.

Las quejas que se le formulan no afectan los plazos previstos para el ejercicio de acciones en vía administrativa o jurisdiccional.

La Síndica de Greuges puede supervisar la actividad de la administración municipal, formular advertencias, recomendaciones y sugerencias que faciliten la resolución de las quejas.

Igualmente, puede proponer fórmulas de conciliación o acuerdo para facilitar una resolución rápida y satisfactoria de la queja.

Cuándo no puede intervenir

La Síndica no puede intervenir en los casos siguientes:
•    si se trata de un problema entre particulares que no implica de forma alguna la administración municipal.
•    si el motivo de la queja está pendiente de una resolución judicial.
•    si la queja es anónima, denota mala fe, o no tiene bastante solidez.

Cuando no puede intervenir, la Síndica orienta y asesora sobre las gestiones que se pueden efectuar.

Quién puede presentar una queja

Puede presentar una queja cualquier persona física o jurídica que considere que la Administración impide o dificulta el ejercicio legítimo de los derechos constitucionales. La Síndica de Greuges supervisa si los órganos y los servicios del Ayuntamiento han actuado correctamente, o bien si han cometido algún error o arbitrariedad.

Se puede presentar una queja después de haber reclamado en el órgano o servicio implicado y no haber obtenido respuesta o solución. También, cuando se considere que la respuesta no tiene una motivación suficiente, o bien se ha cometido un error o arbitrariedad en la aplicación de las normas legales.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org