La tesis que ha provocado más escándalo no es la del aborto de los criminales, ni el precio de las prostitutas, ni los seguros de vida para terroristas; ni siquiera su pintoresca demostración de cómo los proxenetas crean más valor para los mercados que los agentes inmobiliarios…

"Yo condeno, por ejemplo, el drama humano que supone la explotación sexual".

"Yo condeno, por ejemplo, el drama humano que supone la explotación sexual".

Transcripción de la entrevista publicada por el digital La Vanguardia con fecha 21 de mayo de 2010.

Stephen J. Dubner, periodista; coautor con Steven Levitt de ´Superfreakonomics´

“Oferta y demanda: por eso se ha hundido el precio del sexo”

Lluís Amiguet

Tengo 46 años: soy el menor de 8 hijos de padres judíos de Nueva York, convertidos al catolicismo. Hoy mi religión es ser tolerante proactivo; combato el fundamentalismo con la razón; antes de creer algo me hago y hago preguntas, y la estadística me brinda algunas respuestas

Sabe por qué ha descendido el crimen en EE. UU.?

¿Más policía? ¿Mejores políticos? ¿Menos pobreza?

Lo que ha sucedido es que los criminales han sido abortados.

¡. ..!

Literalmente: abortados. Los criminales no llegaron a nacer porque sus madres los abortaron. Lo verá en estadísticas como las del Quarterly Journal of Economics. Comprobará que el descenso del crimen se produce justo entre 16 y 21 años después — dependiendo de cada estado– de que se aprobaran reformas legales que facilitaron el aborto.

Suena muy políticamente incorrecto.

Las madres solteras y pobres no podían abortar hasta que se flexibilizó la ley. Cuando les permitieron, abortaron masivamente. Eso sucedió justo entre 16 y 21 años antes de que descendiera el crimen. Y los criminales son más activos precisamente entre los 16 y los 21 años… Si les han dejado nacer, claro.

Es una deducción estadística, pero no dice nada de las personas tras las cifras.

Las conclusiones morales no son de mi incumbencia. Se las dejo a los moralistas. Yo sólo soy economista y extraigo información de las cifras. Veamos otra correlación estadística también delicada…, pero evidente.

La verdad nos hará libres.

Si consulta las estadísticas, verá que la práctica del ayuno en Ramadán por parte de mujeres embarazadas provoca, sobre todo en las primeras semanas de gestación, problemas de desarrollo en el feto.

Es un delicado dilema ético-religioso.

Deberían dispensar a las embarazadas del ayuno. Hoy se cree que el ayuno del Ramadán – sólo durante el día-no perjudica, pero las cifras muestran que sí daña al feto.

Dejemos constancia aquí, pues.

Y una paradoja para bebedores: la estadística demuestra que, cuando usted sale de un bar o una fiesta bebido, es más peligroso volver a casa andando que en coche.

¿Peligroso para quién?

Para el beodo en cuestión. Las cifras de accidentes y sus causas lo demuestran.

¿Las cifras lo explican todo?

Dicen una parte de la verdad: cada uno puede extraer sus propias conclusiones. Yo condeno, por ejemplo, el drama humano que supone la explotación sexual, pero eso no me impide ensayar algunas deducciones del estudio estadístico de esta explotación.

Veamos…

Hemos estudiado las meretrices de Chicago: sus servicios, sus ingresos, sus gastos y proxenetas y todo desde una perspectiva de pura lógica economicista, el enfoque económico que proponía Gary Becker.

¿Y…?

El precio del sexo se ha desplomado. En términos relativos –indiciando precios con relación a su época–, los servicios de una prostituta eran más caros hace 30 años que hoy, y aún más caros hace 50. Y hace un siglo la prostitución era muchísimo más cara.

¿Por qué?

Oferta y demanda. Hace un siglo, el 20 por ciento de los varones perdía su virginidad en los burdeles; hoy los usuarios de la prostitución son exigua minoría, porque, sencillamente, hay más mujeres en todas partes dispuestas a iniciar a los varones en el sexo gratis. Y a practicar gratis con ellos después.

La cultura acaba siendo economía.

Por eso mismo, el precio del sexo oral ha descendido también espectacularmente y hoy es más barato que la penetración.

No sé si veo la relación…

El sexo oral fue tabú, incluso en el matrimonio, y al ser más escaso, era más caro.

¿De nuevo mucha demanda agregada?

Sí: hoy el sexo oral es barato, porque se ha banalizado en EE. UU. y se practica con frecuencia en cualquier relación. Otro fenómeno con curiosa explicación estadística es la ineficacia de los preservativos en India…

¿Defectos de fabricación?

Ocho agencias estatales los expenden, pero sin éxito profiláctico, porque el 70 por ciento de los varones indios tienen penes de longitud inferior a la media mundial.

¡. ..!

Estadística más fisiología y cultura: los primeros coches salieron de las fábricas como gran avance para el medio ambiente. Mejoraban el tráfico en las ciudades enfangadas, llenas de carbonilla, insalubres… Hoy el coche es el principal villano de la película verde de moda… ¡Ah!, por cierto, si se le estropea la batería del coche, ¿la arregla usted?

Tengo pánico a la electricidad.

Pues debe saber que accidentes mortales por descarga eléctrica hay poquísimos. Las estadísticas son tajantes: son anecdóticos.

Me tranquiliza usted.

Pero si tiene uno, es mejor que le atienda un médico joven. O mejor incluso: busque una médica recién salida de la facultad.

¿Por qué?

Los médicos son más eficaces cuando salen de la facultad y su eficacia disminuye – excepto en los cirujanos-a medida que pasan los años desde que acaban Medicina.

¿Motivo?

Tras la facultad, su práctica no es sometida a crítica y por eso tienden a no reciclarse.

Necesitamos la crítica… Y la odiamos.

Y las médicas son –pura estadística– más eficaces que los médicos. Curan más casos.

Estupendo: cada vez hay más doctoras.

Además, la rutina mata más que el enemigo: el ejército de EE. UU. sufre menos bajas hoy –con dos guerras– que cuando no combatía en ninguna.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org