La Junta de Castilla-La Mancha editó en 2002 una Guía para mujeres maltratadas. Con rigor y claridad describe conceptos que a veces no tenemos claros acerca del maltratador y su víctima. Vamos a transcribir una parte del citado trabajo: las señales de advertencia.

Con su simple lectura sabremos si somos maltratadas o estamos en camino de serlo. El maltratador actúa al principio con astucia, poquito a poco, hasta que ya no tiene que disimular nada y descarga sus golpes sin miramiento alguno.

Las personas maltratadas pierden su horizonte.

Las personas maltratadas pierden su horizonte.

Mi experiencia con una amiga

Años atrás, cuando apenas se hablaba de la violencia contra la mujer, leí en un periódico un decálogo para saber si eras maltratada. Me quedé muy sorprendida. Nunca me había formulada las diez preguntas. De inmediato, reconocí en el decálogo a una amiga que acababa de recuperar de los años de adolescencia y había visitado un par de veces en los últimos tiempos. En estas visitas ella lloraba y lloraba por cómo la trataba y le gritaba a ella y a sus hijos su segunda pareja. No se atrevía a separarse porque dependía económicamente de él.

Aquel día la llamé por teléfono y le espeté en la cara: de las diez advertencias para saber si eres objeto de maltrato (en este caso, psicológico), tú cumples al menos siete. Vende tu piso, vete con tus hijos a otro más pequeño y apáñate cómo puedas, pero abandona a ese hombre.

No lo hizo. Ahora, apenas puedes hablar con ella, porque siempre está ocupada. Si alguna vez nos vemos, parece mucho mayor. Ha envejecido rápidamente. Conserva su piso y su estatus, pero está perdiendo la vida. No quiere saber nada de que otras personas, aunque vivamos con menos, somos libres y la felicidad nos acaricia de vez en cuando. Cada dos por tres pasa por el quirófano para solventar las muchas enfermedades que le han sobrevenido desde que vive con su actual pareja. Siempre ha sido una mujer dependiente del hombre. Como otras muchas, se ha adaptado al maltratador.

Las señales de advertencia

Aprende a observar y detectar los comportamientos que van determinando el proceso de creación de una relación violenta contestándote estas preguntas: SI – NO – A VECES.

1. Controla habitualmente mi tiempo.
2. Es celoso y posesivo.
3. Me acusa de ser infiel y coquetear.
4. Me desanima constantemente a salir o mantener relaciones con los amigos o la familia.
5. No quiere que estudie.
6. No quiere que trabaje.
7. Controla mis gastos y me obliga a rendir cuentas.
8. Me humilla frente a los demás.
9. Rompe y destruye objetos de valor sentimental.
10. Me amenaza.
11. Me agrede.
12. Me fuerza a mantener relaciones sexuales.
13. Agrede a los animales de compañía.
14. Me desautoriza delante de los hijos.
15. Compite con los hijos por mi atención.

Si has colocado positivo:
SI, A VECES en las casillas 1, 2, 3
Te encuentras en el proceso de inicio hacia posibles maltratos.

Si has colocado positivo:
SI, A VECES en las casillas 4, 5, 6
Te encuentras en el proceso de gestación de la dependencia.

Si has colocado positivo:
SI, A VECES en las casillas 6, 7
Te encuentras en el proceso de control económico.

Si has colocado positivo:
SI, A VECES en las casillas 8, 9, 10, 11
Te encuentras en el proceso de maltrato muy grave.

Si has colocado positivo:
SI, A VECES en la casilla 12
Sufres abuso sexual.

Si has colocado positivo:
SI, A VECES en las casillas 13, 14, 15
Te encuentras en situación de maltrato psicológico/emocional.