Sucedió hace un tiempo y ya casi había olvidado el apuro que pasé en un centro que no sabría bien como definir: naturista, alternativo, ecológico… Es decir, una instalación situada en plena naturaleza, para pasar un fin de semana en contacto con la montaña o participando en actividades para grupos: tai-chi, yoga…

En la salita del WC había pegado un cartel en la pared que decía, más o menos: “No tirar el papel dentro de la taza. La fosa séptica adonde van a parar la orina y los excrementos no puede descomponer el papel. Se ruega depositarlo en el contenedor situado frente a usted.”

Inodoro tradicional.

Inodoro tradicional.

Cumplí la recomendación todas las veces que fui a hacer pipí (excepto una o dos, que se me olvidó), pero llegó la hora de defecar y me contuve. Pasaban las horas y no se me ocurría qué hacer con el papel manchado. Me fui a la montaña y arreglé la cuestión.

A la mañana siguiente, seguía sin hallar una solución limpia y respetuosa con las personas que usaban el mismo WC comunitario. ¿Cómo voy a tirar el papel sucio en el contenedor? Abrí la tapa y observé con atención. Ni señal de excrementos. ¿Acaso todo el mundo se fue al bosque, al igual que hice yo?

No les cuento paso a paso cómo lo hice, pero al fin encontré el modo de preparar un envoltorio donde colocar los desechos y, bien plegadito, introducirlo en el lugar adecuado.

Ustedes quizá me dirán: “¡Vaya, qué tontería! ¡Con lo fácil que hubiera sido para mí!”

Yo les cuento con humildad lo que me pasó ante una situación inesperada y con el consabido pudor de preguntar a alguien cómo resolvía el asunto. Esa duda aún la conservo, pero tampoco me quita el sueño.

Pues bien, como resultado de esa experiencia, comencé a buscar soluciones para el inodoro, en especial a la pista que deja el “frenazo”. Porque claro, la escobilla es lo más antihigiénico que existe, aunque le pongan un mango dorado y un cubículo de color rosa o marfil.

Escobilla. Antihigiénica.

Escobilla. Antihigiénica.

Limpio, bonito y barato

El WC o inodoro tiene una cisterna donde se conserva cierta cantidad de agua. Al tirar de una cadenita o pulsar un botón, sale el agua a toda estampida y limpia la mayor parte. Pero, ¿y el “frenazo”? ¿Cómo se resuelve su limpieza?

UNA SOLUCIÓN: deposita una tira de papel doble en el lugar del “frenazo” (que esté húmedo, para que no se resbale), defeca, tira del agua de la cisterna, y ya está.

Ya puedes prescindir de la escobilla. O bien la conservas por si alguna vez tienes que dar un repasillo. Y fuera asimismo los cubículos llenos de agua con lejía, para limpiar lo que personas con muy poca pericia dejan pegado. Sólo consiguen salpicarte y dejarte la ropa llena de manchas desteñidas.

Otros nombres

(De Wikipedia)

•    Escusado o su variante escrita con “x”, excusado.
•    Taza de baño en México
•    Poceta en Venezuela (refiriéndose al método antiguo de eliminación de excrementos: en un pozo).
•    Retrete, palabra que significa ‘retiro pequeño’ (retirete) y por tanto se tendría que referir más bien al local reducido donde se pone el inodoro.
•    Wáter en Chile, Uruguay, Paraguay y Perú
•    Taza de baño / Water en Perú
•    Wáter clóset. Proviene del término inglés water closet (‘armario o gabinete del agua’), en referencia artefacto donde se depositan los desechos humanos.
o    Váter (pronunciando el inglés water como si fuera alemán).
o    En Argentina incluso se apocopaba vatercló a mediados del siglo XX (Actualmente se le dice inodoro). En Colombia tambien se usa el termino inodoro.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org