Con el corazón encogido seguimos las noticias del terremoto de Chile del pasado mes de febrero. Las placas de la corteza terrestre se desplazan, chocan y cabalgan unas encima de otras. Las personas y edificios donde viven se derrumban ante la fuerza imparable de los choques periódicos.

Algunos países, como Japón, se han preparado para soportar con escasos daños materiales y en vidas humanas el empuje de la naturaleza terrestre. Otros países, la mayoría, no disponen de presupuesto para la investigación y desarrollo de técnicas y materiales para evitar que construcciones y edificios se caigan como un castillo de naipes.

Terremoto + pobreza.

Terremoto + pobreza.

La pobreza o un desarrollo económico alejado del equilibrio deseable, están en la causa de esta falta de previsión. Y en general, las clases más pobres, que viven en zonas donde nadie quisiera vivir, en edificios poco adecuados para soportar los más de 7º de la escala de Richter que sufrió recientemente Chile, son las que siempre soportan las peores catástrofes.

Desde la web de las madres solteras nos sumamos al dolor del pueblo chileno por las muertes de sus seres queridos y los daños físicos, psíquicos y materiales de los que han sobrevivido a la catástrofe. Deseamos que con el apoyo internacional y el propio empuje del gobierno y la ciudadanía reconstruyan el país lo más pronto posible. Y a las mujeres y niños, y a las familias en general,  darles nuestro apoyo más sentido.

Lo que hoy pasa en Chile, mañana puede suceder en otro lugar de la Tierra. Todos somos vulnerables.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org