Los anticonceptivos permiten disfrutar de la sexualidad sin temor a un embarazo no deseado. Esto también vale para tu primera relación sexual, seas adolescente o persona adulta. Si eres madre soltera, sabrás muy bien de qué te hablo.

Y aún hay más. Existe un anticonceptivo (el preservativo) que, además de impedir el embarazo, actúa de barrera frente a enfermedades de transmisión sexual, entre ellas el sida o VIH (virus de inmunodeficiencia humana).

Vamos a informarte sobre los métodos anticonceptivos más comunes.

El beso (1886), del escultor francés Auguste Rodin.

El beso (1886), del escultor francés Auguste Rodin.

Preservativo masculino o condón

Es una funda fina y elástica de látex que se coloca en el pene antes de la penetración, hasta cubrirlo totalmente, cuando está en erección. Entre la punta del preservativo y la cabeza del pene o glande debe quedar una pequeña bolsa o espacio libre, dentro del cual se depositará el semen.

El preservativo evita que, en el momento de la eyaculación, el semen penetre en la vagina y entren en contacto el óvulo (célula sexual femenina) y los espermatozoides (células masculinas). Inmediatamente después que el hombre acaba de eyacular, deberá sujetar bien el condón en la base del pene, para que no se desparrame el semen que hay en su interior. Con precaución, retirará el pene de la vagina, manteniendo aún bien sujeto el preservativo.

Si no se actúa con rapidez y el pene queda flácido, el preservativo podría escurrirse dentro de la vagina, con lo cual no tendría efecto anticonceptivo. Si sucede esto alguna vez, introduce un dedo en la vagina hasta que lo encuentres y retíralo. Los espermatozoides se mantienen vivos en la vagina durante 3 días. Podrías quedar embarazada. Consulta a tu médico o ginecólogo para que, si lo considera necesario, te suministre la pastilla del día después.

Si el hombre no tiene suficiente erección durante todo el coito, no uses ese método anticonceptivo. Busca otro medio. Te expones a que, con la flacidez, el preservativo vaya a parar al fondo de la vagina. Aunque el hombre no haya eyaculado aún, recuerda que pueden existir espermatozoides flotando en sus líquidos seminales.

El preservativo es de un solo uso. No tiene contraindicaciones. Se compra en farmacias y máquinas expendedoras de gasolineras, discotecas y grandes superficies comerciales.

La píldora o anticonceptivo hormonal

Las píldoras o pastillas evitan la ovulación (maduración del óvulo en el ovario y expulsión).

Se ha de tomar una pastilla cada día, a ser posible a la misma hora. Entre caja y caja hay que dejar pasar siete días sin tomarlas, durante los cuales vendrá la regla. En estos días se pueden tener relaciones sexuales sin temor al embarazo. En los periodos de descanso que te mandará el médico, puedes quedar embarazada si no utilizas un método anticonceptivo alternativo. Él mismo te orientará sobre cuál escoger

Visita al médico para que te la prescriba y te informe ampliamente. Por regla general la puede tomar cualquier mujer sana.

No te protege de las enfermedades de transmisión sexual ni del sida.

El preservativo femenino

Es una pequeña bolsa de poliuretano, prelubricada. Un extremo se coloca al fondo de la vagina alrededor del cuello del útero. El otro extremo se adapta sobre la vulva. Aunque es fácil de utilizar, necesitarás información sobre cómo colocártelo.

Es un método anticonceptivo de barrera. Protege del embarazo y de las enfermedades de transmisión sexual y del sida.

El diafragma

Es una capucha de látex o silicona que se coloca en el interior de la vagina, tapando el cuello del útero. Impide que los espermatozoides penetren en él.

Se ha de usar siempre con crema espermicida y se puede colocar en el momento de la relación o hasta dos horas antes. No debe retirarse hasta pasadas ocho horas de la eyaculación en la vagina. Si durante ese tiempo de espera hubiera más relaciones con coito, debe ponerse más espermicida sin retirar el diafragma de la vagina, y volver a esperar ocho horas. No hay que hacer lavados vaginales ni bañarse hasta dos horas después del último coito.

Es un método eficaz como anticonceptivo, pero no te protege contra las enfermedades de transmisión sexual ni del sida, ya que habrá un contacto directo con tu pareja.

La utilización de este método requiere una consulta previa al ginecólogo o a un centro de planificación familiar para que te enseñen su uso correcto. También te dirán cuál es la talla que precisas.

El DIU (dispositivo intrauterino)

Es un pequeño objeto de polietileno y cobre que el médico inserta en el interior del útero para impedir el embarazo. Es poco recomendable en mujeres que no han tenido hijos.

No te protege de las enfermedades de transmisión sexual ni del sida.

Los espermicidas

Son sustancias químicas en forma de cremas, geles u óvulos que se introducen en la vagina. Su función es inmovilizar los espermatozoides. Te los debes introducir en la vagina 8 ó 10 minutos antes de la relación sexual, con un aplicador o con los dedos.

Los espermicidas no se pueden usar solos, ya que son poco seguros. Úsalos acompañados de otros anticonceptivos, como el preservativo o el diafragma.

Se compran en farmacias sin receta médica.

Método inseguro

Retirada – retiro – marcha atrás – coitus interruptus

Con distintos nombres se conoce el acto por el cual el hombre retira el pene de la vagina en el momento de la eyaculación y expulsa el semen fuera. Es un método antiguo y muy utilizado, pero es poco seguro, ya que no siempre se puede controlar bien la eyaculación. Existe el riesgo de que la mujer quede embarazada. Una parte del semen se puede depositar, sin querer, en la vagina. Además, si el semen o parte del semen cae sobre la vulva, igualmente puede fecundar a la mujer. Los lubricantes de la misma actúan de elementos conductores.