Cáritas atendió en 2009 las peticiones de ayuda de 8.615 personas, la mayoría por problemas de vivienda

Transcripción de la noticia publicada por el digital El Diario Montañés con fecha 14 de julio de 2010.

Madres solas y parejas jóvenes en paro, el nuevo perfil de la pobreza en la región

Mariña Álvarez
Santander

Madres solteras con varios hijos a su cargo y matrimonios jóvenes, de entre 30 y 40 años, con empleo precario o que ya lo han perdido. Así es el nuevo rostro de la pobreza en la región según el ‘termómetro’ que aplica Cáritas Diocesana de Santander con su trabajo diario en las 60 parroquias y en sus servicios centrales de la calle Rualasal. Está detectando una ‘feminización’ de la pobreza y últimamente -tras el regreso a sus países de origen del 3% de los inmigrantes- un reparto igualitario de la necesidad entre foráneos y nativos, que llegan a la entidad eclesiástica con la vivienda como principal motivo de petición de ayuda.

Por la izda., José Olano (delegado diocesano), José Luis Arango (director de Cáritas) y Francisco Sierra (secretario general).

Por la izda., José Olano (delegado diocesano), José Luis Arango (director de Cáritas) y Francisco Sierra (secretario general).

El director de la entidad, José Luis Arango; el secretario general, Francisco Sierra; y el delegado diocesano, José Olano, presentaron ayer la memoria de 2009 de Cáritas, que atendió a un total de 8.615 personas. La inmensa mayoría (el 84%) precisa ayuda de primera necesidad, como alimentación o vivienda, y se calcula que de cada demandante dependen tres personas más, con lo que la labor de Cáritas se prestó, en realidad, a unas 24.000 en toda la comunidad.

Un 2,7% más de peticiones

En el primer trimestre de 2010 ya se ha detectado un incremento del 2,7% en las peticiones de ayuda en las oficinas de los servicios centrales de Cáritas, aunque el porcentaje todavía queda lejos de alcanzar el preocupante 55% que aumentó en 2009 con respecto al año anterior por culpa de la recesión económica. En el segundo trimestre de 2010 bajó algo la demanda, debido, según apuntan los responsables de Cáritas, a ese pequeño porcentaje de regreso a sus países de origen de los inmigrantes, con lo que descartan que el descenso en las peticiones de ayuda se deba a una mejora en la situación de las familias.

Entre los planes que se están impulsando en la actualidad, Cáritas colabora en un proyecto de la Diócesis que pretende sensibilizar a las personas para que donen el salario de un día al mes a un fondo común, para ayudar a personas sin empleo.
También se pretende revitalizar las Cáritas parroquiales, arziprestazgos y unidades pastorales a través de la descentralización de los servicios centrales. En estas oficinas de Santander se detectó un incremento de la actividad del 102%, mientras que en el conjunto de las parroquias apenas superó el 13%.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org