El 32% de los chilenos considera como familia a una pareja homosexual. También se estima como tal a las madres solas con sus hijos, padres con niños adoptados y parejas no casadas. La idea tradicional de familia ha cambiado y hoy existe mayor aceptación de la diversidad, en comparación con generaciones anteriores.

Transcripción de la noticia publicada por el digital 123 con en septiembre de 2010.


La familia chilena en el Bicentenario

¿Las parejas homosexuales son una familia? Para los más conservadores esto podría considerarse casi inadecuado. Sin embargo, hoy los chilenos aceptan la diversidad en la composición de los hogares, mucho más que hace 20 años, y por lo mismo, casi un tercio de la población cree fielmente que una pareja integrada por dos personas del mismo sexo es una familia.

Estudio de la familia chilena.

Estudio de la familia chilena.

Así lo demostró el estudio de la Familia del Bicentenario, desarrollado por Adimark GFK, por encargo de una marca de té, la cual quiso realizar un regalo a la sociedad chilena que permitiera reflexionar sobre la familia a 200 años de historia del país.

El documento mostró además que los chilenos creen que realmente existe una mayor variedad en la conformación familiar (80%) comparada con generaciones anteriores.

“A través de este estudio, pudimos comprobar que el concepto de familia para los chilenos hoy no se basa en su composición, sino que en los valores y sentimientos que se comparten entre sus miembros. Hemos ampliado nuestra visión de la familia, aceptando la diversidad en su composición”, sostiene Verónica Edwards, directora ejecutiva de Adimark.

Un ejemplo de esto es que el 85% de los encuestados hoy considera como familia a las madres solteras y el 74% a los padres separados que viven con los hijos de ambos.

Y aunque sólo el 32,7% considera que las parejas homosexuales son familia, los chilenos reconocen un avance respecto de generaciones anteriores. Sólo el 2,9% de los encuestados señaló que hace 20 años estas parejas también constituían una familia. Comparando resultados, existiría una variación de un 1.035%, siendo el mayor cambio a favor de la aceptación de la diversidad.

LO QUE UNE Y SEPARA A LA FAMILIA CHILENA

La mayoría de los chilenos está conforme con su familia. Ante la pregunta de cuán bien describía su hogar el ideal de familia, el 51,1% la calificó con nota máxima y el 31,7% con nota 6 (en una escala de 1 a 7, donde 1 es “No lo describe” y 7 es “Lo describe muy bien”). Y al preguntarles qué es lo que la hacía ideal, el 39,4% señaló la unión, seguida del afecto con un 28,3%.

Según el 84,96% de los encuestados, los sentimientos, como el amor, el respeto y la comunicación, son clave en la unión de la familia.

Sin embargo, la mayoría de los chilenos cree que hoy existe más individualismo (87,2%), menos valores (67,8%) y menos unión (74,4%), comparado con generaciones anteriores. Y precisamente al preguntar qué es lo que hoy separa a la familia chilena, la respuesta fue la falta de comunicación y el individualismo (36,1%), seguido de los valores (33,2%) y la falta de tiempo (28,5%).

Ante la pregunta sobre las actividades que unen a la familia, el 95,3% de los encuestados señaló que era la hora del té y el 93,7% las reuniones familiares con o sin motivo. Ambas respuestas también fueron las de mayor porcentaje al ser consultados por las actividades que realizaban más a menudo.

Por otra parte, los chilenos, en su mayoría, señalaron que las distintas horas de comida durante el día, son precisamente actividades que realizan juntos como familia. Así durante la semana, la hora del té es la actividad que obtuvo el mayor porcentaje con un 83% de habitualidad, la cual sólo fue superada el fin de semana por el almuerzo con un 97% (versus el 93%).

El objetivo del estudio era conocer el concepto de Familia Chilena en el Bicentenario y contrastarlo con las opiniones de generaciones pasadas. Para ello se consideró la opinión de 605 hombres y mujeres, de todos los segmentos socioeconómicos, residentes en Antofagasta, La Serena, Viña del Mar, Valparaíso, Santiago, Concepción, Talcahuano y Puerto Montt.

Seis conclusiones sobre la familia del Bicentenario:

• Hemos ampliado nuestra visión de la familia, aceptando como tales, tipos de familia que antes eran rechazados.

• Estamos conformes con las familias que tenemos.

• La familia son valores y sentimientos compartidos, no un tipo de composición determinado.

• La familia se acaba cuando pierde su unidad en torno a los valores que comparte, no cuando cambia su composición.

• Lo que amenaza la unidad de la familia es la droga y la delincuencia, por un lado, el individualismo, la falta de tiempo y de valores, por el otro.

• La mesa del hogar es un espacio privilegiado de la familia, pues promueve la comunicación y su unidad.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org