Cuando surgen situaciones problemáticas o estresantes, las personas podemos reaccionar de distintas formas. Una de ellas es haciéndoles frente.

Las adolescentes, al igual que los adultos, emplean estrategias de afrontamiento. ¿Cómo reacciona una joven adolescente embarazada frente a su nueva situación? Evidentemente, ella va a percibir su entorno, sus apoyos, las amistades, desde un punto de visto distinto a las jóvenes adolescentes no embarazadas.

Embarazo y maternidad adolescente.

Embarazo y maternidad adolescente.

Para estudiar los comportamientos de esos dos grupos, se realizó una encuesta a 100 jóvenes embarazadas y 100 no embarazadas entre 13 y 18 años, estudiantes del ciclo medio, con residencia en la ciudad de Buenos Aires, pertenecientes a familias cuyo cabeza tuviera actividad laboral.

El promedio de edad de las encuestadas era de 16,55 años para las embarazadas (edad media de la primera relación sexual 14,82) y de 15,88 para las no embarazadas (edad media de la primera relación sexual 13,71).

Se demostró que las jóvenes embarazadas y las no embarazadas tenían distintas estrategias para resolver situaciones de riesgo o estresantes.

Las embarazadas dieron mayor puntuación en:

•    Autoinculparse (se ve como culpable o responsable de su problema o dificultad)
•    Falta de afrontamiento (incapacidad para enfrentarse al problema)
•    Hacerse ilusiones (esperanza y espectativa que todo tendrá un final feliz)
•    Buscar ayuda profesional (consejeros profesionales como un maestro o un psicólogo)

Por el contrario, las no embarazadas dieron mayor importancia a los amigos íntimos y en ver la parte positiva:

•    Buscar apoyo social
•    Invertir en amigos íntimos
•    Fijarse en lo positivo

Cuando se les preguntó sobre su grado de satisfacción frente a la información sexual que habían recibido en la escuela, las embarazadas mostraron mayor insatisfacción (57) que las no embarazadas (sólo 15).

El problema de las adolescentes embarazadas es que se encuentran en un período de transición de la niñez a la mujer adulta. A la crisis de la adolescencia (cambios biológicos, psicológicos, sociales  e interpersonales) hay que sumarle la crisis del embarazo por la presencia en su vientre de una nueva vida. Si llevan adelante su preñez, tendrán que comprometerse con una responsabilidad y una madurez que no han desarrollado totalmente.

Embarazo.

Embarazo.

Cómo reaccionan las adolescentes

A causa de su poca experiencia, a las adolescentes les resulta difícil reconocer los síntomas del embarazo y se resisten a aceptar la realidad de su situación. El resultado positivo de la prueba del embarazo genera un gran estrés. En este momento comienza el proceso de decidir si quieren abortar o desean quedarse con su bebé. Habrá un gran debate familiar, que puede terminar, según las circunstancias, en la expulsión de las menores de la casa familiar.

Muchas veces, cuando descubren que están embarazadas, desconocen adónde acudir para obtener orientación y ayuda. En general desconfían de los adultos.

El embarazo de una adolescente, sea deseado o no, va a ser determinante para su futuro, ya que puede desorganizar su vida, su educación y su relación familiar.

Una ojeada a la salud reproductiva de las adolescentes

Los especialistas dicen que los adolescentes tienden a conductas sexuales riesgosas:
•    “inicio cada vez más precoz de la vida sexual
•    poco reconocimiento de los riesgos
•    relaciones sexuales imprevistas en lugares y situaciones inapropiadas
•    continuos cambios de pareja (promiscuidad)
•    poco conocimiento de la sexualidad
•    escasa orientación y uso de métodos anticonceptivos
•    insuficiente información sobre las enfermedades de transmisión sexual y su prevención”

Fuente: Estrategias de afrontamiento (doping) en adolescentes embarazadas escolarizadas, Revista Iberoamericana de Educación, Universidad de Buenos Aires, Argentina.