“No tenemos nada que ver con el embarazo, ni con la anticoncepción, esto es asunto de mujeres”, fue la respuesta de un adolescente. “El embarazo es tremendo lío y la familia de la muchacha es la que toma las decisiones”, alegó otro de los consultados en el estudio.

Adolescentes cubanos sorprendidos en plena lectura.

Adolescentes cubanos sorprendidos en plena lectura.

Transcripción de la noticia publicada por la Agencia Internacional Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac) – Cuba con fecha 24 de mayo de 2010.

Viejos estereotipos sexuales exponen a adolescentes varones

Por Sara Más

A veces no saben bien cómo iniciar una relación sexual, cambian con frecuencia de pareja, generalmente no se protegen en las primeras relaciones sexuales ni con su pareja estable.

Así describe la doctora cubana Laura Alvaré Alvaré, especialista en temas de adolescencia, algunas de las dificultades que, de acuerdo con sus indagaciones científicas, a veces afrontan los adolescentes varones, a la hora de entablar relaciones de pareja.

La mayoría de los adolescentes varones goza de buena salud y tiene un buen desarrollo físico e intelectual, pero enfrenta ciertas dificultades que quizás pocas personas hayan tenido en cuenta, señaló la pediatra, autora del estudio “Rol del adolescente varón en la anticoncepción”, presentado en enero en la capital cubana, durante el V Congreso Cubano de Educación, Orientación y Terapia sexual. De acuerdo con sus estudios y entrevistas a varios jóvenes cubanos, Alvaré sostiene que sus propias percepciones de la masculinidad los llevan, en no pocos casos, a asumir conductas de riesgo.

Mediante entrevistas a profundidad y el trabajo en grupos focales, Alvaré exploró el papel de adolescentes varones cubanos en la anticoncepción con respecto a las muchachas, aspectos de su conducta sexual, la masculinidad, el embarazo y la paternidad.

Sus conclusiones confirman, entre otros aspectos, que en la mayoría de los casos ellos iniciaron sus relaciones sexuales alrededor de los 14 años, el uso que hacen del condón está condicionado a la prevención de las infecciones de transmisión sexual y no como método anticonceptivo.

Además, presentan tasas elevadas de infecciones por transmisión sexual y VIH/sida, se inician con muchachas mayores que ellos y delegan en ellas las cuestiones relativas a la salud sexual y reproductiva, incluyendo el uso del condón.

“Alegaron que no les gusta usar el preservativo, que les disminuye el placer sexual y que ya lo habían conversado con sus parejas”, precisó la doctora.

Como resultado de tales comportamientos, los varones responsabilizan a las muchachas del embarazo y, si tienen que tomar partido en alguna decisión, están a favor del aborto. A la par, la paternidad es una meta lejana y distante para ellos, de la cual no se sienten responsables.

De ese modo, no suelen estar de acuerdo con dejar continuar el embarazo de su compañera, aseguran no tener nada que ver con esa situación, llegan a exponer incluso como probable que no sea de ellos el fruto de la gestación y tampoco se muestran dispuestos a asumir la paternidad.

“No tenemos nada que ver con el embarazo, ni con la anticoncepción, esto es asunto de mujeres”, fue la respuesta de uno de ellos ante tal disyuntiva. “El embarazo es tremendo lío y la familia de la muchacha es la que toma las decisiones”, alegó otro de los consultados en el estudio.

“Los jóvenes no actúan en función del riesgo de la ciencia médica, pero sí en función del sentido de ciertas conductas para la construcción de su masculinidad”, comentó la doctora Alvaré durante su disertación. “Lo que para ellos está en riesgo es la hombría”, agregó, como parte de sus conclusiones.

Mejorar la calidad de la información que se les trasmite, ayudarles a cambiar la manera en que la interpretan, pasar de la masculinidad amenazante a los afectos y las emociones son algunas de las recomendaciones de la experta.

“Hay que aliarse en el camino de la elaboración de la masculinidad”, consideró, al referirse a la necesidad de influir en la construcción de la autoestima y de la conciencia de la vulnerabilidad en los varones, a la par de trabajar de conjunto, hombres y mujeres, en las estrategias preventivas  y la  utilización de los métodos anticonceptivos y el  condón.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org