Testimonio de un hombre que empieza a convivir con una madre soltera o sola y su hijo

Carlos Gzz escribió…

Hola, qué tal. Mira, soy Carlos. Vivo con una mujer que tiene un hijo de 9 años. Es un niño todavía, pero no es un bebé y ella sigue durmiendo con ese niño en la cama y yo en el mimo cuarto. Para mí, el niño ya está más largo, no es cómodo. Creo que si su mamá y yo tenemos intimidad, no es correcto que el niño siga ahí. A parte, ya tiene una edad para dormir solito en su cama. Está bien en el cuarto, pero creo que hay etapas en la vida. A esa edad ya no deben dormir juntos los niños con los padres. En el futuro, el niño es el afectado, no los adultos.

Respuesta de Calendula

Un niño y su juego electrónico.

Un niño y su juego electrónico.

Hola Carlos Gzz. Conozco el caso de una madre soltera que ha dormido siempre con su niña, que ya tiene 9 años. Llegó una nueva pareja para su madre y al mismo tiempo se mudaron a un piso social de nueva construcción. La niña se ilusionó de tal manera con la casa nueva y bonita, además de tener la oportunidad de ocupar una habitación para ella sola con muebles por estrenar, que ya no deseó dormir con su madre bajo el argumento de que ya no tenía miedo.

Carlos, ese no es tu caso, pero siempre hay un momento para que el hijo quiera  independizarse. Eso lo tenéis que hablar la pareja, porque cada familia es distinta y las situaciones también son diversas.

Me parece que no tienes mucho apego por el hijo de tu compañera. Cuando hablas de él dices “ese niño”, como si fuera un apéndice o un extraño. Quizá no interprete correctamente tus palabras, pero habrás de perdonarme. Sólo intento decirte que si no hay un buen acoplamiento con esa familia (madre+hijo), la relación puede irse al traste. Si amas a tu compañera, haz lo posible para amar igualmente al hijo.

Yo te aconsejaría que durmieras con la madre y el niño tan tranquilamente. Abrázale y juega con él, para que se sienta integrado en esa nueva familia de tres personas. Primero tienes que adaptarte tú, porque eres adulto y acabas de llegar. Si el niño no se siente rechazado, poco a poco se desprenderá de la madre y pedirá dormir solo. Inventaros una ilusión, una “excusa”, para que no quede en evidencia que él se va del lecho de mamá porque ha llegado un hombre a su vida. Eso duele mucho, aunque no lo parezca. Los niños tienen su dignidad y hay que respetarla, para que, cuando a su vez tengan hijos, transmitan ese valor, tan importante en la especie humana como en la animal.

Entiendo que te apetezca estar a solas con tu compañera, gozar de vuestra intimidad, pero tendrás que aprender a hacer compatibles los asuntos de pareja con la responsabilidad de tener un niño en casa. Eso requiere habilidad y madurez. Deseo que seáis muy felices.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org